Home » Maya Vinic » Nuestra Historia

Unión de Productores Maya Vinic nace dentro de la sociedad civil “Las Abejas”. Los representantes de “Las Abejas”, el día 30 de julio de 1999, se reunieron para analizar su caminar y el futuro de sus comunidades. En el panorama se vio el abuso en los bajos precios de compra del café de parte de los coyotes o intermediarios. Ante la grave situación económica por la que atraviesan y por ser cafeticultores en su mayoría, ese mismo día se acordó formar una Sociedad Cooperativa de Producción de Café, organización de cafeticultores dispuestos a trabajar solidariamente, quedando el nombre de “Maya Vinic”.

Chanul-Pom: “Las Abejas”

La organización indígena de la sociedad civil denominada “Las Abejas” tiene su Centro de reuniones la Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal, lugar donde se produjo el 22 de diciembre de 1997 la terrible masacre de 45 de nuestros hermanos y hermanas, en que se encontraban orando y ayunando. El caminar contra las injusticias viene desde hace mucho tiempo y organizadamente como Sociedad Civil desde 1992, como respuesta a la situación de injusticia, violación a los Derechos Humanos, sustentada en la cultura indígena Tsotsil y desde el trabajo de la Pastoral Indígena de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas.

Debido a las violencias que se generaron durante 1997, más de 2,000 “Abejas”, incluyendo niños y mujeres, tuvieron que huir de sus casas y establecerse en campamentos de refugio como desplazados. En diciembre de ese mismo año, fueron  víctimas del brutal ataque paramilitar, dejando a 45 muertos entre niños, mujeres y algunos ancianos que oraban dentro de la ermita de Acteal.

Nuestro caminar está aportando elementos a la paz en Chiapas, como una respuesta neutral, pero al mismo tiempo comprometido con el caminar de otros hermanos indígenas que buscan una paz con justicia y dignidad y fruto del amor.

Propósitos

La nueva cooperativa se estableció para que en “Las Abejas” se fortaleciera la autonomía comunitaria, mejorando las condiciones de producción y comercialización de los productos agrícolas, comenzando por el café, para posteriormente lograrlo con maíz, frijol, frutas, hortalizas y otros.

Desde el principio se vio la necesidad de ofrecer un café de buena calidad, para que el cliente o consumidor pague un precio justo por un café trabajado por un campesino, quien lo sembró, cuidó y cosechó con dignidad, fruto de su propio esfuerzo, de su familia y de sus hijos. Así, el café se trabajaría de acuerdo con la cultura de los antepasados, de manera orgánica, haciéndolo producir sin deteriorar a la Madre Tierra. Para ello realizaríamos actividades de educación y capacitación en técnicas agrícolas y economía solidaria. Con ello podríamos caminar hacia la paz y tener una vida digna para nuestros hijos.

Los valores que rigen nuestra sociedad indígena tsotsil

  • Trabajo Común Organizado
  • Igualdad
  • Justicia en el trabajo común
  • Democracia
  • Ganancias compartidas
  • Respeto y tolerancia a las diferencias
  • Conservación de los recursos naturales
Translate »